Noticias
ARCHIVOS

Muchos de nosotros conocemos a familiares o amigos que cuentan con segundas residencias un poco abandonadas, por ejemplo, casas de pueblos o pisos en alquiler, es decir, viviendas a las que no se les ha prestado mucha atención.

Ha llegado el momento de cambiar esta situación y empezar a preocuparnos sobre cómo reformar una casa antigua para volver a sacarle el máximo partido. Es decir, debemos entender cómo realizar las reformas de casas u otras viviendas, qué debemos hacer para restaurarlas y poder sacarles el máximo beneficio, bien con su venta, alquiler o cualquier otro objetivo.

Saber cómo reformar una casa antigua es fundamental para conseguir un trabajo bien hecho

En LCC queremos mostrarte un caso real que hemos realizado recientemente en la comunidad valenciana, concretamente en  Burriana. En esta ocasión un cliente nos comentó que tenía una segunda vivienda en propiedad y que quería remodelarla por completo con el objetivo de ponerla a la venta.

 

reformar una vivienda antigua

Nuestro cliente no tenía ni idea de cómo reformar una antigua casa, por lo que nos tocó explicarle el procedimiento que desarrollamos habitualmente en este tipo de proyectos.

Lo primero de todo fue conocer el tipo de vivienda que él deseaba conseguir y sobre qué presupuesto podríamos movernos. Lógicamente, son dos aspectos fundamentales que debemos conocer para enfocar correctamente los siguientes pasos. Tras conocer y tener claro el tipo de vivienda que quería el cliente, le comentamos que lo mejor era otorgar a la vivienda un carácter que destacase por la sencillez y la amplitud. Algo que conseguimos recurriendo a colores y tonalidades claras, principalmente el blanco, con la particularidad de incluir el negro en ciertos elementos.

A continuación, comenzamos con el trabajo menos visible de la vivienda, es decir, sistemas de fontanería, grifería, alicatados, etc. Hablamos básicamente de la cocina y el baño.

Luminosidad y amplitud, importantes aliados para trabajos sobre espacios limitados

En lo referente al baño, cambiamos la bañera por un plato de ducha sencillo y amplio, eliminando barreras innecesarias y mejorando la comodidad y uso. Asimismo, este espacio de la casa, al ser una de las estancias más pequeñas, se ha desarrollado en el mismo tono que el resto de la vivienda para que no fuera demasiado cargante.

Por otro, lado la cocina también sigue la misma idea que el resto de la vivienda. De estilo americana, en tonalidades blancas y con la encimera en negro, aportando luminosidad, amplitud y elegancia. Como hemos destacado anteriormente, el piso es bastante pequeño, por lo que cuanta más profundidad consigamos mejor. Otro claro ejemplo de ello son los armarios, que destacan por estar empotrados a la pared. De esta manera conseguimos no restar metros y espacio a la habitación.

Como ves, saber cómo reformar una casa antigua no es tan complicado. Lo más conveniente es dejarlo en manos especializadas, no obstante, tenemos que tener muy claro lo que queremos conseguir con la reforma de nuestra casa antigua. Hay que tener muy presente que la distribución, los colores, los materiales, todo influye en el porvenir de nuestro proyecto de reforma.

Como empresa de construcción y reformas contamos con la un algo grado de experiencia. Puedes consultar tu proyecto y solicitar presupuesto contactando con nosotros, ¡sin ningún compromiso!

 ¿Quieres solicitar un presupuesto o resolver cualquier duda?

Acepto las Condiciones Generales de Uso y la Política de Privacidad sobre los datos de carácter personal.

Author: LCC

Deja un comentario

Pide Presupuesto
close slider

Acepto las Condiciones Generales de Uso y la Política de Privacidad sobre los datos de carácter personal.